Jueves, 21 de octubre de 2010

?

?

?

Breve historia sobre los cometas

Por Sigifredo L?pez Herrera


?

La historia de los cometas es tan antigua como la misma humanidad. En el cuadro "La Adoraci?n de los Magos" de Giotto, artista italiano que vivi? de 1266 a 1337, podemos ver en la parte superior del ?leo al cometa Halley en su aparici?n en el a?o 1301 y que el pintor us? como "estrella" de Bel?n. La astronom?a moderna nos habla de que tanto los cometas como los meteoritos suelen ser los cuerpos m?s peque?os relativamente de nuestro Sistema Solar.?Un cometa se constituye de n?cleo o parte central y cauda o cola, la cual puede llegar a tener dimensiones incre?bles. Sin duda abundan mucho en el universo y cada a?o se descubren de cinco a 10 cometas.

Siempre resulta sorprendente la aparici?n de un cometa en el cielo. Su efecto dram?tico y espectacular no tarda en llegar, casi siempre asociado a la leyenda, al mito, como fen?menos que han sido para el hombre hechos extraordinarios en el desarrollo de la ciencia y la cultura en general. Desde los tiempos de los caldeos y egipcios, los cometas ya eran importantes. As?, en el a?o 1140 a. de C. se dec?a: "Ha surgido un cometa cuyo cuerpo es brillante como el d?a y de cauda semejante a la cola de un alacr?n".

El mundo antiguo recogido por Arist?teles y S?neca mostraba referencias a "luces en el cielo" o "luces celestes" que ten?an que ver con el nacimiento de Krishna, Buda, Abraham, Mois?s y Jesucristo. Sin embargo, estas referencias no eran causa real de ca?da de meteoros, novas o supernovas. El mundo cl?sico Roma y Grecia, consideraba a los cometas como objetos capaces de ejercer influencias poderosas.

Homero, el gran poeta ?pico griego, en su libro "La Il?ada" apunta lo siguiente: "El yelmo de Aquiles brillaba como la estrella roja que sacude su cabello en llamas y arroja enfermedades, pestilencia y guerras". En el a?o 480 a. de C. fue visible en el cielo un gran cometa con cauda en forma de cuerno. Ese mismo a?o Grecia sufri? la invasi?n de Xerxes atribuida a la influencia del cuerpo celeste. Y el terrible cometa del a?o 373 a. de C. cuya cauda abarcaba la parte sexta del cielo: las consecuencias de esta aparici?n fueron un temblor en Achaia, la invasi?n a Italia por los senones y la captura de Roma por los b?rbaros.

Plinio el Viejo escribe que los cometas son "terribles estrellas" que anuncian copiosos derramamientos de sangre. Este escritor latino conocido tambi?n con el nombre de Cayo Plinio Secundo y que vivi? del 22 al 79 d. de C., pone como ejemplo la conmoci?n civil del a?o 83 a. de C. que estuvo precedida por la aparici?n de un cometa del cual dice Plinio: "Mostr? sus terribles rizos derrochando poderes terrenales", atribuy?ndosele tambi?n la guerra entre Julio C?sar y Pompeya.

La naturaleza misma de los cometas ha sido objeto de grandes debates, los mismos que se iniciaran 3000 a?os antes con los caldeos y que hasta el siglo XVII con Galileo Galilei a?n no conclu?an. Nadie sab?a, en pocas palabras, si eran objetos celestes en ?rbita como los planetas, o simplemente fen?menos atmosf?ricos. Pit?goras e Hip?crates, el primero matem?tico y fil?sofo, el otro m?dico, consideraban a los cometas como planetas de largu?simas ?rbitas. Anex?goras y Dem?crito los ten?an como conjunciones de planetas.

Arist?teles fue quien se acerc? m?s al concepto moderno que hoy existe acerca de los cometas. Dec?a que no pod?an ser planetas porque aparec?an en cualquier lugar del cielo, sin mostrar preferencia alguna por el zodiaco. En todo caso deb?an ser producto de nuestra propia atm?sfera, es decir, "exhalaciones" que por su naturaleza se incendiaban generando con ello los conceptos m?ticos de que los cometas presagian sequ?as, calor, vientos, destrucci?n, guerras y hasta huracanes.

Por su parte, S?neca, fil?sofo, fue la excepci?n al pensar y escribir en su libro "Questiones naturales": "Yo no concibo que un cometa sea un repentino incendio (haciendo alusi?n a las palabras de Arist?teles), sino una creaci?n de la naturaleza. No nos debe sorprender --dec?a-- que los cometas queden comprendidos bajo leyes definidas, o que su origen y su fin no sean conocidos en vista de que no retornan en largos intervalos".

Y el mismo S?neca, apuntaba tambi?n: "Alg?n d?a los hombres podr?n demostrar cu?les regiones recorren los cometas, por qu? su curso los aleja de otras estrellas, cu?l es su tama?o y su constituci?n. Alg?n d?a todo esto se sabr?".?

Saltillo, Coah., domingo 25 de octubre de 1998.


Publicado por siglophe @ 17:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios