S?bado, 30 de octubre de 2010

?

?

El ni?o y la Filosof?a

Por Sigifredo L?pez Herrera

?

Hay una frase que durante el mes de abril, al menos desde el 9 de diciembre de 1980, me gusta recordar. Pertenece a John Lennon y que por su sencillez guarda toda una filosof?a: "Cuando era ni?o todo iba bien". No estoy seguro si pertenece a una de sus canciones o proviene de alguna circunstancia que aqu? no viene al caso, pero despu?s de todo, ah? est?: vive con nosotros como una llama que a ratos nos quema. Una frase que a la distancia y en el tiempo parece decirnos que, siendo lo que somos, tendemos siempre a culpar al pasado donde subyace la infancia y transformarlo todo a nuestro paso.

?Pero, qu? es la infancia? Muchas veces ni nos percatamos de ella. Entra en nuestro cuerpo, pernocta algunos a?os y luego ?plop! desaparece como una gota de agua. Gerebeth Matthews, autor del libro "El ni?o y la filosof?" (Breviarios No.338 del FCE) del cual he tomado prestado su t?tulo,?en 141 p?ginas propone algunas ideas brillantes con respecto al pensamiento filos?fico de los ni?os.

Quienes amamos a los ni?os, sabemos perfectamente que el desarrollo intelectual de ellos cae generalmente en el campo de la filosof?a, y ?ste, a su vez, aborda temas tan complejos como el juego, el razonamiento, la fantas?a, la ingenuidad, el di?logo, la sorpresa, la abstracci?n, entre muchos otros. Hace algunos d?as platicando con Rub?n, un ni?o inteligente, vivaracho y amante de los gatos me preguntaba; ?Por qu? los gatos se comen a los ratones? ?Saben ellos que son sus enemigos? ?A qu? sabr? un rat?n? ?Le duele al rat?n cuando se lo come un gato? ?No siente cosquillas en su panza el gato?

A este tipo de preguntas Garebeth Metthews trata de responder. ?Algo extraordinario, no les parece!? Algo sencillo y que emerge del pensamiento infantil resulta, muchas veces, sorprendente. Los padres, maestros y amigos no tienen las armas necesarias para dar una respuesta que satisfaga al ni?o. Entre toda una enorme variedad de respuestas que tiene en su libro Metthews, se?ala que la perplejidad y admiraci?n, en muchos casos, se relacionan muy estrechamente. Y si mientras Bertrand Rusell apunta que la filosof?a a?n no puede responder a todas las preguntas, al menos tenemos la suerte de "plantearlas" aumentando el inter?s y la admiraci?n por las cosas tan comunes de la vida cotidiana.

?Podemos con estas pocas armas responderle a Rub?n? ?Hacer lo mismo con John Lennon? Quiz?s un buen ejercicio intelectual, ya individual o colectivo, satisfaga nuestra curiosidad y el mismo Metthews nos ayude a resolver las dos?inquietudes de estos dos sesudos fil?sofos: Rub?n, un ni?o inteligente de primaria, John, un m?sico consagrado que alguna vez fue ni?o y que con la misma l?gica se?dijo un d?a: "Cuando era ni?o todo iba bien".

?Ahora lo esencial de todo ello radica en una de las fuentes mayores de la vida: la admiraci?n. Rub?n y John han quedado sorprendidos de c?mo la vida les proporciona elementos que ni por su cabeza imaginaban. Si analizamos a Rub?n colocar?amos o sumar?amos un elemento como la inseguridad. L?gicamenete en el fondo hay una raz?n primordial del por qu? los gatos se comen a los ratones. Subyace un miedo t?cito no visto de pronto en Rub?n. Tal vez el inteligente ni?o trata a toda costa de saber m?s del tema pues solamente as? puede proteger a su gato para que no coma ratones. Y lo maravilloso es que vea en estos dos animalitos, gato y rat?n, una antigua amistad ancestral. Que Rub?n sienta compasi?n por el pobre rat?n al ser capturado por su amigo o enemigo felino suena l?gico.

El caso es que esta ambiguedad satisface el ego infantil de Rub?n, proporcion?ndole seguridad personal que luego refractar? hacia los dem?s. A esto se suma el incidente c?mico aquel de que sienta o no cosquillas en su panza el gato, al rat?n lo considere como un postre entre comida y comida. Frente a la tragedia del rat?n, nos da a entender Matthews, es necesario sonre?r porque s?lo as? podemos aceptarla.

Con respecto a la frase del desaparecido beatle, ?sta tiende a englobar una respuesta m?s vasta: la aut?ntica felicidad con nuestros padres, la seguridad de ser un ni?o protegido, normal, feliz y sano, caracter?sticas que generaron en John Lennon externara su famosa frase en un contexto diferente al que nosotros no podemos imaginarnos.?La d?cada de los a?os cuarentas era la misma en cuanto a condiciones de pobreza en el mundo, enfermedades, herencias cong?nitas, malformaciones, guerras y otras calamidades. De tal manera que cuando el ni?o John trata de decirnos que cuando era ni?o todo caminaba bien, pasado ese tiempo todo empez? a salirle mal. Esa infancia que permanece en nosotros y que luego se disuelve tomando otro color?y otro aroma. Por todo lo cual, cuando usted y yo, amigo lector, sin importar la edad, pensemos como ni?os fil?sofos eso significa que caminamos bien porque queremos reinventarlo todo a cualquier precio, ?no le parece?

Saltillo, Coah., domingo 2 de mayo de 1999.


Publicado por siglophe @ 18:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios